Foto: Charles Robinson

Para ser músico, se necesita talento, pero para ser músico y ser punk rocker, se necesita ser un cabrón. Así definimos a Jerry Only quien hoy en día le está soplando las velas a un pastel de seis pisos, sangre y un montón de calaveras. Festejando un año más de vida, sesenta y uno, para ser exactos!

Gerald Caiafa se hizo merecedor de un nombre simple: Jerry Only. Pero contundente como su manera de tocar las cuatro cuerdas de su aterrorizante bajo, en una de las más icónicas bandas de rock de toda la tierra… Misfits. Banda que junto al otro miembro fundador, Glenn Danzig, crearon no sólo los más grandes himnos del horror punk. También forjaron su imagen, se armaron una bronca por años y últimamente la resolvieron y regresaron juntos a los escenarios.

El debate de quién tenía la razón pasa a segundo plano. Lo admirable, es su amor a este proyecto, pues él ha estado en todos los discos de Misfits. Le ha dado la oportunidad a muchas generaciones de inadaptados de poder escuchar aquel sonido generado en Nueva Jersey a finales de los años setenta.

En México nos preparábamos para mirarlos nuevamente a principios de mayo, pero cierto virus desagradable se encargó de arruinar el plan. Pero no perdemos la esperanza de verlo a él y a su hermano Doyle Wolfgang von Frankenstein. Los únicos dos tipos que pueden usar demasiada sombra en los ojos sin lucir ridículos rompiendo guitarras a rodillazos. Y al gran Danzig entonar todo su repertorio.

Mientras tanto, súbanle a las bocinas y brindemos por la larga y ruidosa vida del creador del gótico y picudo peinado Devilock.

¡¡¡Feliz cumpleaños Jerry Only!!!