La atleta transgénero Laurel Hubbard hizo historia olímpica pero no logró pasar a la final en la categoría de más de 87 kilos en halterofilia femenina. 

La neozelandesa Laurel Hubbard se convirtió en la primera atleta abiertamente transgénero en competir en unos Juegos Olímpicos en una categoría de género diferente a aquella en la que nació.

Pero para su mala suerte no pudo levantar ninguna de las pesas en la competición de +87 kg y fue eliminada, marcando así su salida de Tokio 2020.  

Hubbard probó a levantar 120 kg en arrancada en su primer intento sin conseguirlo, también falló con los dos siguientes con pesos de 125 kg y sumó tres nulos. Después, renunció a la parte de levantamiento en dos tiempos para la suma total de la competición.

Laurel Hubbard, de 43 años, compitió en categorías masculinas antes de hacer su transición pasados los 30 años. Se volvió elegible para la categoría femenina después de cumplir con los criterios del Comité Olímpico Internacional para los atletas transgénero.

Laurel ha recibido las críticas de sus rivales y varias federaciones han intentado impedir que pudiera competir alegando su ventaja física. Las reglas establecen que debe cumplir con el nivel de testosterona que indicaron los médicos durante al menos 12 meses anteriores a la competición y la halterófila cumple con estos parámetros desde hace años.

La halterófila transgénero Laurel Hubbard suscita el debate sobre la  equidad | Deportes | DW | 02.08.2021
  • odditynoise
  • Twitter

La controversia alrededor de su participación

Su presencia en Tokio es una medida innovadora que, según los responsables olímpicos, hace que los Juegos sean más inclusivos. Tras su salida del torneo, Hubbard ofreció un breve mensaje a los medios que comenzó con un agradecimiento al pueblo y gobierno japonés por hospedar los Juegos en estas extraordinarias circunstancias y a las organizaciones que permitieron su participación.

Otra cosa que quiero decir es que, por supuesto, no soy del todo ajena a la controversia que rodea mi participación en estos Juegos”, afirmó. “Por ello me gustaría agradecer especialmente al COI (Comité Olímpico Internacional) por ratificar su compromiso con los principios del olimpismo y establecer que el deporte es algo para todas las personas, que es inclusivo y accesible”, remarcó.

Me gustaría dar las gracias a la federación internacional de halterofilia. Me han apoyado extraordinariamente y creo que han demostrado que la halterofilia es una actividad abierta a todas las personas del mundo. Gracias”, sentenció Hubbard antes de retirarse sin responder preguntas.

El deporte es para todos": la despedida de Laurel Hubbard, primera atleta  olímpica trans, eliminada con tres nulos | El HuffPost
  • odditynoise
  • Twitter

La presencia de Hubbard en la Halterofilia de Tokio 2020 suscitó un debate, después de cumplir con los criterios del Comité Olímpico Internacional, centrándose en que la neozelandesa se beneficia de otras ventajas ligadas a su pasado como hombre, lo que hace que su presencia sea injusta de cara a otras competidoras.

La gente que apoya a Hubbard cree que clasificarse para los Juegos representa una victoria para la inclusión y los derechos de las personas transgénero. ¿Será?

Laurel Hubbard, primera atleta trans en unos Juegos Olímpicos,  descalificada en halterofilia
  • odditynoise
  • Twitter