Tres integrantes del equipo varonil de esgrima de Estados Unidos se solidarizaron con seis atletas víctimas de Alen Hadzic.

De esas noticias que dan la vuelta al mundo.

Tokio 2020 se ha caracterizado por ser unos Juegos Olímpicos fuera de lo normal y con varios tintes de cambio y evolución conforme a los tiempos lo establecen.

Esta vez, tocó el turno de la delegación estadounidense de esgrima, que mostró solidaridad y empatía hacía las víctimas de su cuarto compañero.

  • odditynoise
  • Twitter

Y es que la situación no es para menos. De esas que no quisiéramos leer nunca.

Alen Hadzic, integrante del equipo de esgrima por parte de Estados Unidos, fue denunciado por seis mujeres esgrimistas de abuso sexual.

Con 29 años, Hadzic quedó exhibido por su equipo luego de que él usara un cubrebocas negro y el resto uno rosa.

Equipo de esgrima de Estados Unidos rompe el pacto patriarcal y exhibe a agresor
  • odditynoise
  • Twitter

Fue el pasado 28 de julio cuando esta acción fue llamado en redes sociales como «romper el pacto patriarcal«, y aunque ya pasaron días, no para de causar aplausos.

Sin embargo, la principal molestia surgió luego de que el agresor sí pudo ir y competir, a diferencia de otros atletas.

Tal es el caso de la corredora Sha’Carri Richardson, quien no pudo ir por dar positivo en marihuana.

Sha'Carri Richardson se perderá la carrera de los 100 metros en las olimpiadas luego de no pasar la prueba antidopaje | WFLA
  • odditynoise
  • Twitter

Debido a esta polémica, el esgrimista había sido suspendido el 2 de junio y no iba a ir a Tokio, pero a finales de ese mes apeló con éxito la decisión que le regresó la elegibilidad olímpica.

Las cartas que tomó la Federación fue mandarlo en un vuelo distinto y que se quedara en un hotel a 30 minutos de la Villa Olímpica.

Además, tiene prohibido compartir espacios de entrenamiento con mujeres.

Aunque ha negado rotundamente las acusaciones, sigue siendo investigado.